Las 11 cualidades de un camarero (o qué diferencia a un buen camarero de uno excelente)

No items found.
Lectura
7
min
Inicio
>
Gestiona tus equipos
>
Las 11 cualidades de un camarero (o qué diferencia a un buen camarero de uno excelente)
Victor Aldea
Victor Aldea
Publicado el
7/11/2023
¿Te ha gustado? Comparte el post

Organiza tus equipos desde los turnos hasta las nóminas con Combo

Ahorra tiempo organizando el personal de tu restaurante con Combo

Organisez votre personnel en restauration rapide avec Combo

Organisez votre personnel en boulangerie avec Combo

Organisez votre personnel en distribution alimentaire avec Combo

Organisez votre personnel en pharmacie avec Combo

Organisez votre personnel en point de vente avec Combo

Pruébalo gratis

Contratar nuevo personal para un restaurante es una tarea muy compleja.

Sobre todo si se trata de un puesto tan crucial como el de camarero; porque escoger a la persona equivocada puede afectar (y mucho) a la experiencia de tus clientes y a la imagen de tu restaurante.

Por eso es tan importante que tengas claras las cualidades de un (buen) camarero.

Porque así tendrás criterios más precisos para valorar a un posible candidato durante su periodo de prueba (¡o incluso durante la propia entrevista!).

Si todavía no tienes claras cuáles son esas cualidades, sigue leyendo, porque aquí te las contamos.

¡Vamos allá!

✅ Estas son las principales cualidades de un camarero (¡ojo a la última que no es lo que piensas!)

A continuación tienes una lista de las llamadas “habilidades blandas” que debe tener una persona para encajar con el rol de camarero.

Habilidades que no tienen que ver con su formación ni con su experiencia, pero que pueden marcar una enorme diferencia en su desempeño.

Las vemos.

👉 1. Maneja bien el estrés

Esto es básico.

El servicio en hostelería es muy exigente, sobre todo en las horas de máxima actividad.

Cuando tienes:

  • Una mesa esperando a que le tomen nota.
  • Otra que te llama para pedirte más bebida.
  • Un plato que acaba de salir de cocina y que tienes que llevar a su mesa.

Tener tantos frentes abiertos puede resultar abrumador.

Por eso un buen camarero debe ser capaz de mantener la cabeza fría y atender a todas las mesas en el orden adecuado.

Esto lo vas a poder comprobar, sobre todo, durante el periodo de prueba del nuevo camarero.

Ahora bien, si ya en la entrevista notas que esa persona se pone muy nerviosa y le tiembla la voz… eso podría indicar que no se le da bien gestionar el estrés.

👉 2. Se comunica de forma eficaz

Un camarero debe:

  • Tener buena dicción: parece obvio, pero si tu camarero se traba a menudo al hablar, eso ralentizará el servicio.
  • Comunicación clara: debe ser capaz de expresarse de manera clara y concisa al hablar con los clientes y con el resto del equipo.
  • Cortesía y amabilidad: mantener una actitud amable y cortés, saludar a los clientes con una sonrisa… todo esto es esencial para crear un ambiente acogedor.

Además, deberá ser capaz de adaptar su registro al concepto de tu restaurante.

Piénsalo: ¿crees que el camarero de un restaurante familiar se expresa de la misma manera que el de un establecimiento de alto standing?

Está claro que no. 

➡️ Persuasión: una habilidad de comunicación clave para un camarero

En cierto modo, un camarero es parte de tu equipo de ventas.

Y es que dentro del personal del restaurante, es la figura que tiene más capacidad para:

  • Aumentar el ticket medio: al conseguir que el cliente pida otra bebida, o un cóctel, o que tomen postre, etc.
  • Dar salida a los platos que más te interesan: ya sea porque tienes ciertas materias primas a punto de echarse a perder, o porque quieres darle visibilidad al plato que acabas de incluir en tu menú, o porque quieres potenciar los platos que te dejan más margen de beneficio. Aquí el papel del camarero es conseguir que los clientes se interesen (sutilmente y sin presionar) por esas preparaciones.

De ahí que un camarero deba poseer ciertas dotes de persuasión y ventas (dotes que tú puedes potenciar ofreciéndoles una formación interna en técnicas de venta, por ejemplo). 

👉 3. El lenguaje no verbal también cuenta

Seguro que alguna vez has estado en un restaurante donde el camarero:

  • Apenas te miraba a los ojos.
  • No sonreía.
  • Se mostraba muy frío y distante.

¿No te generó una mala impresión? Incluso aunque cumpliera con su trabajo y el resto del servicio fuese correcto…

Claro: es que el lenguaje no verbal es un factor clave de la comunicación entre el camarero y el cliente.

Aunque cumpla su función, un camarero descortés o muy frío empañará la experiencia del cliente, porque le hará sentir que no es “bien recibido”. 

Esto es algo que puedes valorar ya desde la propia entrevista inicial.

Si en la entrevista ese candidato se comporta con mucha sequedad, ¿cómo crees que actuará cuando lleve varias horas de trabajo y esté mental y físicamente agotado?

En cambio, una persona que te mira a los ojos, sonríe y transmite amabilidad y calidez tendrá más papeletas para ser un buen camarero.

👉 4. Conoce al detalle tu menú

Este punto parece básico, pero no lo es tanto.

Cuando tenga una duda respecto a un plato o quiera una sugerencia, el cliente siempre le va a preguntar al camarero.

Por eso este miembro de tu equipo debe conocer al dedillo:

  • Los alérgenos de cada plato: gluten, marisco, etc. Incluso si tienes una carta de alérgenos, es importante que el camarero se los sepa bien.
  • Los ingredientes: sobre todo si no vienen especificados en la carta.
  • El tamaño de las porciones: entre otras cosas, para aconsejar a un cliente si considera que está pidiendo más comida de la cuenta (y así evitar el derroche de comida).
  • Las posibilidades de hacer cambios: habrá platos que cocina ya tenga preparados y en los que no sea posible eliminar ciertos ingredientes. El camarero debe estar al tanto de esto por si un cliente lo solicita.

Incluso, es interesante que tenga ciertas nociones de maridaje, para orientar a los clientes a la hora de pedir un vino u otro según el plato que hayan escogido (especialmente si no cuentas con un sommelier en plantilla).

👉 5. Sabe identificar los diferentes tipos de clientes

Los clientes de un restaurante se pueden dividir en diferentes tipos, como te explicábamos en este post.

Y es importante que un camarero sepa distinguirlos para ofrecerles un servicio más personalizado y acorde a sus expectativas. 

Por ejemplo, un cliente gourmet no busca la misma experiencia que una persona que acude a comer con su familia. 

El primero valorará mucho que le ofrezcan recomendaciones respecto a los platos, el vino, etc. En cambio, el segundo querrá informarse sobre las opciones para los niños.

Esto es solo un resumen, pero en el post te lo explicamos más a fondo y con diferentes ejemplos.

👉 6. Es un miembro más del equipo

En su jornada, el camarero tendrá que coordinarse con:

Por eso es fundamental que sea una persona que sepa trabajar en equipo y compenetrarse con otros. Eso hará que el servicio fluya mejor.

👉 7. Respeta los protocolos de higiene

Los camareros también deben conocer y dominar los protocolos de higiene y salubridad de tu restaurante.

Hablamos de:

  • No coger los vasos ni las copas por el borde.
  • No meter los dedos en el plato cerca de la comida.
  • No pasar un plato con gluten por encima de otro que va a tomar una persona celíaca (para evitar la contaminación cruzada).
  • Etc.

Todos estos protocolos de higiene deberá estudiarlos (normalmente será el jefe de sala quien se los explique) e interiorizarlos.

👉 8. Domina varios tipos de servicio

También es importante que un camarero sepa ofrecer diferentes tipos de servicio:

  • A la inglesa.
  • A la francesa.
  • A la americana.

Así podrá adaptarse al concepto de tu restaurante si ofreces un tipo de servicio de mesa fuera de lo común.

👉 9. Saber idiomas es un plus

Sobre todo si vives en una zona con un alto nivel de turismo.

En este caso es importante que tus camareros dominen el inglés. Y si además saben francés o alemán, (según el perfil de turistas que acudan a tu zona), eso sumará puntos.

👉 10. Proactivo: se adelanta a las necesidades del cliente

Este punto es el que diferencia a un buen camarero de uno excelente.

El camarero debe ser capaz de adelantarse a las necesidades de los clientes. Por ejemplo, si ve que una bebida está vacía, le preguntará si quiere que le sirvan otra.

Este tipo de detalles mejoran la experiencia del cliente. 

👉 11. Tiene buena memoria

Y no solo para lo que crees. ;)

Por supuesto, un camarero debe ser capaz de recordar los pedidos que le han hecho los clientes.

Saber:

  • A quién le corresponde cada plato.
  • Qué mesa le pidió más bebida.

Pero además, un buen camarero también debería tener una notable memoria a largo plazo.

Imagínate que acude a tu restaurante un cliente fiel desde hace años. Y el camarero:

  • Le saluda por su nombre.
  • Se adelanta a lo que quiere tomar, porque ya lo sabe.
  • Si tiene alguna intolerancia o preferencia alimentaria, le hace ver que se acuerda.

Todo esto hará que ese cliente se sienta valorado. Y contribuirá a mantenerlo fidelizado muchos años más. ;)

NOTA: a veces puedes hacer un poco de trampa y tener toda esta información almacenada en un CRM. Durante el briefing de servicio, el maître informará a los camareros de los clientes fieles que tienen reserva y les recordará nombres, platos preferidos, etc.

✅ Ya sabes qué cualidades deben cumplir los camareros de tu restaurante

Cuando tienes solo a un par de camareros, es sencillo organizarlos y supervisar su desempeño.

El problema viene cuando tu equipo empieza a crecer y tu plantilla se amplía. Porque entonces:

  • Tienes a un camarero que está en periodo de pruebas, y necesitas que en su mismo turno siempre haya otro con más experiencia para cubrirlo. 
  • Además, debes recordar cuándo se acaba su periodo de prueba.
  • Y aparte de eso hay salidas y entradas de personal planeadas, empleados de vacaciones o ausentes…

Todo eso hace que planificar los turnos de tu personal sea un auténtico caos.

Por suerte existen herramientas como Combo, que te facilitan muchísimo la gestión de turnos. 

Combo es nuestro software de recursos humanos, que cuenta con varias funcionalidades útiles como:

  • Avisos automáticos si un miembro del equipo está de vacaciones, o de baja, o si su contrato se va a terminar.
  • Puedes ver de un vistazo qué miembros del personal están asignados a cada turno, para asegurarte de que en todos hay suficiente personal y que los equipos de trabajo están equilibrados.
  • Además, Combo te ofrece métricas para saber en qué turnos es necesario asignar más o menos personal (según su productividad). Así puedes saber en cuáles no deberías poner a una persona en prácticas, por ejemplo. 

Y esto solo en lo que se refiere a los turnos, pero Combo cuenta con otras muchísimas funcionalidades interesantes para facilitarte la gestión de RR.HH. de tu restaurante.

Aquí te las contamos todas.

Además, a través de ese enlace puedes acceder a una demo gratuita de 7 días, para probar todas las opciones de Combo.

Así puedes ver si es lo que necesitas. ;)

¡Te vemos dentro!

Estos artículos te pueden interesar

A retenir

A retenir

A retenir

Las 11 cualidades de un camarero (o qué diferencia a un buen camarero de uno excelente)