Plan de mantenimiento de restaurantes: qué es, su importancia y cómo elaborarlo

Lectura
7
min
Inicio
>
Optimiza tu negocio
>
Plan de mantenimiento de restaurantes: qué es, su importancia y cómo elaborarlo
Victor Aldea
Victor Aldea
Publicado el
10/7/2023
¿Te ha gustado? Comparte el post

Organiza tus equipos desde los turnos hasta las nóminas con Combo

Ahorra tiempo organizando el personal de tu restaurante con Combo

Organisez votre personnel en restauration rapide avec Combo

Organisez votre personnel en boulangerie avec Combo

Organisez votre personnel en distribution alimentaire avec Combo

Organisez votre personnel en pharmacie avec Combo

Organisez votre personnel en point de vente avec Combo

Pruébalo gratis

El plan de mantenimiento es un documento técnico donde se indican:

  • Las tareas de mantenimiento preventivo que se realizan de manera habitual en tu restaurante.
  • Las instrucciones para ejecutar esas tareas.
  • El personal responsable de llevarlas a cabo.

Muchos restaurantes no tienen un plan de mantenimiento bien definido.

Y eso es un problema, porque a la larga puede derivar en fallos técnicos de los equipamientos, averías graves, etc.

En definitiva, muchos problemas que te costarán dinero. ;)

Por eso este post.

Aquí te vamos a explicar cómo diseñar el plan de mantenimiento de tu restaurante, y las principales áreas que debes tener en cuenta.

Pero primero tenemos que explicarte los 2 tipos de mantenimiento que puedes aplicar en tu local…

✅ Los dos tipos de mantenimiento en un restaurante

A la hora de realizar el mantenimiento de tu local, podemos diferenciar entre:

  • Mantenimiento preventivo.
  • Mantenimiento correctivo.

O dicho de otra forma: los que se ejecutan antes y después de que ocurra una avería.

Y como es lógico, cuanto mejor realices el mantenimiento del primer tipo, menos necesitarás llevar a cabo el segundo (como se suele decir, mejor prevenir que curar). ;)

Los vemos por separado.

👉 1. Preventivo

El nombre lo dice todo.

El mantenimiento preventivo es aquel que se lleva a cabo de manera regular, principalmente con el objetivo de prevenir averías.

Por ejemplo:

  • La limpieza a fondo de los equipos de cocina.
  • La revisión periódica de la instalación eléctrica (interruptores, enchufes, cables, etc.). 
  • La sustitución de los filtros del sistema de ventilación.

Todos estos serían ejemplos de tareas de mantenimiento preventivo.

Las ventajas de realizarlo de manera regular son evidentes:

  • Menos fallos técnicos: la revisión periódica de los equipos te permite adelantarte a posibles averías (por ejemplo, detectas una pieza que está en mal estado y que podría generar un fallo grave si no la cambias a tiempo). 
  • Mayor rentabilidad: porque se alarga la vida útil de los equipos.
  • Se mantiene la calidad de los alimentos: imagina que, por falta de mantenimiento, el sistema de refrigeración del congelador se estropea. Eso podría llevar a que tu comida se eche a perder, lo que supondría unas pérdidas importantes… o peor; si tu equipo no se da cuenta, podría acabar sirviendo productos en mal estado o contaminados.
  • Mejor experiencia de cliente: esto es así por varios motivos. Para empezar, un electrodoméstico estropeado hará que el servicio se ralentice. Además, ten en cuenta que el mantenimiento diario del restaurante también incluye el mobiliario y a las instalaciones de sala (suelos, techos, paredes, etc.). 
  • Menores riesgos de incendio: en el peor de los casos, un fallo técnico (por ejemplo, en la instalación eléctrica del restaurante) puede provocar un incendio. Por eso el mantenimiento preventivo también es una forma de prevenir riesgos y garantizar la seguridad en tu establecimiento.

El mantenimiento preventivo debería ocupar la mayor parte de las tareas de mantenimiento de tu restaurante.

👉 2. Correctivo

Pero por supuesto, no siempre es posible prevenir las averías.

Inevitablemente habrá equipos de cocina que se estropeen, mobiliario que sufra daños, desagües que se atasquen…

En estos casos es cuando entra en juego el mantenimiento correctivo, que comprende todas aquellas intervenciones destinadas a la reparación de este tipo de averías. 

Aquí el objetivo es:

  • Solventar el problema cuanto antes, para evitar que afecte a la actividad del restaurante.
  • Determinar si esa avería puede haber tenido consecuencias (por ejemplo, comida que se haya deteriorado porque el congelador se ha roto; o una subida de tensión que pueda haber afectado a los equipos de cocina).
  • Identificar el origen del problema para tratar de prevenir averías similares en el futuro.

En muchos casos, para solucionar este tipo de problemas necesitarás contar con un profesional externo de confianza.

✅ Cómo elaborar el plan de mantenimiento de tu local: las principales áreas que debe incluir

Son muchas las áreas que requieren mantenimiento en el día a día de tu local. 

Pero entre las imprescindibles tenemos:

👉 1. Maquinaria y equipamiento

En primer lugar veamos las tareas esenciales de mantenimiento de los electrodomésticos de cocina:

  • Limpieza regular: después de cada servicio es importante limpiar las superficies de los equipos de cocina. Además, en el caso de equipos como parrillas, quemadores, freidoras, planchas y hornos, también es interesante hacer una limpieza exhaustiva de los componentes cada cierto tiempo (en función de su uso y de las indicaciones del fabricante). 
  • Mantenimiento rutinario: aquí incluimos tareas como engrasar las partes móviles del equipamiento, el ajuste de componentes, la verificación y el reemplazo de juntas, así como apretar tornillos y conexiones.
  • Calibración y ajuste: algunos equipos de cocina, como los hornos, las planchas o las freidoras, pueden requerir calibración y ajustes periódicos para garantizar una temperatura precisa y un rendimiento óptimo. Esto implica verificar y ajustar los termostatos, los controles de temperatura, etc.
  • Reemplazo de piezas desgastadas: con el uso continuo, ciertas piezas y componentes del equipamiento de cocina pueden desgastarse y necesitar un reemplazo. Esto incluye quemadores, válvulas de gas, juntas, resistencias, ventiladores y otros elementos. Es importante realizar inspecciones regulares para identificar las piezas desgastadas o dañadas y sustituirlas antes de que den pie a una avería mayor.

Seguimos.

👉 2. Sistemas de ventilación

Aquí hablamos sobre todo de los sistemas de ventilación en cocina, que renuevan el aire y evitan que se acumule el humo.

Entre los sistemas a los que debes prestar atención tenemos:

  • Campanas extractoras: es necesario limpiarlas de forma regular para que mantengan su capacidad de extracción de aire. Como mínimo deberías realizar una limpieza profunda de los filtros una vez cada 3 meses, además de la limpieza diaria de las superficies (para eliminar los restos de grasa que puedan quedarse pegados).
  • Conductos de extracción: hablamos de los conductos por donde circulan los humos y vapores capturados por las campanas extractoras. Con el tiempo, estos conductos pueden acumular grasa y residuos, lo que aumenta el riesgo de incendios y reduce la eficiencia del sistema de ventilación. Por eso es importante que realices una limpieza periódica de los conductos (incluso contratando para ello a una empresa especializada).
  • Limpieza de componentes: además de las campanas extractoras y los conductos, debes limpiar otros componentes del sistema de ventilación, como los ventiladores, los difusores de aire y las rejillas de salida. Estos elementos pueden acumular polvo y suciedad, lo que afectará a la calidad del aire y la eficiencia del sistema. Se deben limpiar regularmente utilizando métodos y productos de limpieza adecuados.

Y ya que hemos hablado del riesgo de incendios…

👉 3. Sistemas de extinción de incendios

El sistema de extinción de incendios es una parte crucial de la seguridad en un restaurante.

Dentro de tu plan de mantenimiento debes incluir:

  1. Inspecciones regulares: revisa de forma periódica que los componentes del sistema, como los rociadores, las válvulas, los detectores de humo y los dispositivos de alarma, estén en buen estado de funcionamiento y no presenten obstrucciones o daños.
  2. Pruebas funcionales: además de las inspecciones visuales, es importante realizar simulacros cada cierto tiempo para asegurarse de que todos los componentes del sistema funcionan de manera correcta. 
  3. Revisión de los extintores: esto implica verificar la presión, la fecha de vencimiento, las etiquetas de inspección y realizar recargas o reemplazos según sea necesario. 

Como punto extra, también puedes incluir simulacros o formaciones periódicas para capacitar a tu personal, y que sepan cómo deben actuar si se desencadena un incendio.

👉 4. Instalaciones y tuberías de agua y desagües

En este apartado incluimos la revisión regular de:

  • Los lavabos y lavamanos.
  • Los desagües de baños y cocina.

Para asegurarte de que no hay goteras ni fugas.

Comprueba también cuánto tardan en tragar los fregaderos, para detectar posibles atascos.

👉 5. Sistemas de iluminación

Y con este punto ya cerramos.

Como sabes, las lámparas deben estar en compartimentos cerrados para evitar que caigan partículas en la comida.

Por eso es importante revisar de manera regular que no se hayan producido desperfectos en el sistema de estancamiento.

👉 6. Suelos, paredes y techos

Estamos seguros de que todos los días friegas el suelo de tu restaurante (tanto el de cocina como el de sala y el resto de estancias).

Pero el mantenimiento de estas superficies requiere una atención más profunda. ;)

Te lo explicamos:

  • Suelos: además del barrido, aspirado y fregado diario, es crucial que de forma periódica (por ejemplo, una vez al mes) compruebes el sellado de las baldosas o el pulido del parqué, según el tipo de suelo que tengas.
  • Paredes: también debes verificar que no haya salpicaduras y manchas, así como desperfectos en la pintura. 
  • Techos: inspecciona regularmente los techos de la sala en busca de manchas de humedad, filtraciones o daños visibles. 

Asegúrate también de que la ventilación del local sea la adecuada.

De esta forma prevendrás la aparición de humedades y moho (que en algunos casos pueden ser bastante difíciles de eliminar).

✅ Falta un elemento clave en el plan de mantenimiento de tu restaurante…

… y es tu equipo. ;)

Para implementar con éxito tu plan de mantenimiento es vital contar con un equipo capacitado, comprometido y que tenga claras sus responsabilidades.

De hecho, dentro de un plan de mantenimiento lo habitual es designar responsables, que se encargarán de revisar las diferentes áreas y de ejecutar el mantenimiento preventivo correspondiente.

¿Te parece complejo organizar a tu equipo de trabajo de esta manera?

Entonces puede que necesites la ayuda de un software de recursos humanos como Combo.

Una herramienta que te permite:

  • Planificar los turnos de tu equipo y asignarles tareas.
  • Comunicarte con ellos para asegurarte de que todos conocen su papel.

Combo no solo te ayuda a llevar una mejor gestión de tu personal en todos los ámbitos.

Además, también incluye diferentes funcionalidades destinadas a medir (e incrementar) la rentabilidad de tu local.

¿Quieres saber más?

Tienes toda la información sobre nuestro software aquí.

Y lo puedes probar gratis durante 7 días (sin tarjeta de crédito ni compromiso). ;)

Estos artículos te pueden interesar

A retenir

A retenir

A retenir

Plan de mantenimiento de restaurantes: qué es, su importancia y cómo elaborarlo